Amar es…

 

 

amar-shiva

 

El  amor no conoce de comienzos ni de finales, aparece cuando menos lo   esperas. Es un sentimiento que no entiende de razones porque no pasa por   la mente; no se analiza, sólo se siente; tampoco conoce el egoísmo   porque se entrega a través de lo que siente. Amar a alguien más es ser   suficientemente humilde como para recibir su ternura y su cariño sin   representar el papel de que nada necesitas; es aceptar con gusto lo que   te brinda sin exigir que te dé lo que no puede o no desea; es   agradecerle a la vida el prodigio de su existencia y sentir en su   presencia una auténtica bendición en tu sendero.
Amar a  alguien es poder disfrutar cualquier experiencia sabiendo que  cada día  es una aventura incierta; es vivir cada instante como si fuera  el último  que puedes compartir, de tal manera que cada reencuentro sea  tan  intenso y tan profundo como si fuera la primera vez que le tomas  de la  mano, haciendo que lo cotidiano sea siempre una creación distinta  y  milagrosa. Amar es atreverte a mostrarte indefenso y sin poses,   revelando tu verdad honesta y transparente; es descubrir frente a la   otra persona tus propios sentimientos y tus áreas vulnerables;   permitirle que conozca quien verdaderamente eres sin adoptar actitudes   prefabricadas para causar una impresión favorable; es exponer tus deseos   y necesidades sin esperar que se haga responsable de saciarlas; es   expresar tus ideas sin pretender convencerle de que son correctas; es   disfrutar del privilegio de ser tú mismo sin pedir reconocimiento   alguno, y de esta forma, irte encontrando a ti mismo en facetas siempre   nuevas y distintas; amar es ser veraz, sin miedo ni vergüenza.
Amar  a alguien es ir más allá de su individualidad como persona; es   percibirla y valorarla como una muestra de la humanidad entera; es   reconocer a través de ella el milagro indescriptible de la naturaleza   humana con toda su grandeza y sus limitaciones; amar es apreciar tanto   las facetas luminosas y radiantes de la humanidad como sus lados oscuros   y sombríos; amar a alguien es amarte a ti mismo y sentirte orgulloso  de  ser una nota en la sinfonía de este mundo.
Amar es también  atreverte a establecer tus propios límites y  mantenerte firme; es  respetarte a ti mismo y no permitir que la otra  persona viole aquello  que consideras tus derechos; es tener  tanta confianza en ti mismo y en  la otra persona, que sin temor a que  la relación se perjudique te  sientas en libertad de expresar tu enojo  sin ofender al ser querido, y  puedas manifestar lo que te molesta e  incomoda sin intentar herirla o  lastimarla. Es reconocer y respetar sus  limitaciones y verla con  aprecio, sin idealizarla; es compartir y  disfrutar de los acuerdos y  aceptar los desacuerdos, y si llegara  un día en el que, evidentemente  los caminos se separaran sin remedio,  amar es ser capaz de despedirte en  paz y en armonía, de tal manera que  ambos se recuerden con gratitud por  los tesoros compartidos.”


(“LIBRO DEL BIOQUANTUM” de Martín Peña)

Anuncios
Deja un comentario

Si te apetece, deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: