El modelo evolutivo Solar para vivir el Presente, Daniel Lumera

 

CONCIENCIA SOLAR

21 de Junio de 2012 CELEBRACION SOLSTICIO DE VERANO 2012

Lugar: Aula Magna de la Universitat de Barcelona, facultat d’Economia i Empresa. Av. Diagonal, 696

Un encuentro consciente para celebrar un cambio de paradigma. El 21 de junio de 2012 celebraremos juntos el Solsticio de Verano en la Aula Magna de la Universidad de Barcelona, para compartir una nueva visión de la realidad.

solsticiosolar.com

Daniel Lumera

Daniel Lumera, autor del “Código de la Luz”, (Ed. Obelisco), es un profundo conocedor de los efectos terapéuticos de la luz solar, y de la relación entre la luz y los estados de conciencia. Comparte una visión esencial de la realidad siguiendo un nuevo paradigma de la existencia que favorece un crecimiento individual y colectivo más consciente, pacífico y ecosostenible, basado sobre la cooperación entre ciencia y conciencia, tecnología y ética, materialidad y espiritualidad.

concienciasolar.com

 

Música del Video: Er.22 Producciones Musicales soundcloud.com/er-22

1er.22.music@gmail.com

luispalacios-reporterosciudadanos.blogspot.com

arel-reporterosciudadanos.blogspot.com

lacajadepandora.org

“Paz, amor y autocuración”

 

 

 

 

CÓMO SEGUIR ESTANDO BIEN (O CÓMO MEJORAR, SI EN ESTE MOMENTO ESTÁ ENFERMO)
1. Haga cosas que le den una sensación de plenitud, júbilo y sentido, que confirmen su valor. Vea su vida como su propia creación, y esfuércese por hacerla positiva.
2. Préstese, afectuosamente, mucha atención a sí mismo; sintonice con sus necesidades en todos los niveles. Cuídese, es decir, nútrase, apóyese y estimúlese usted mismo.
3. Libere todas las emociones negativas: resentimiento, envidia, miedo, tristeza, enojo. Exprese adecuadamente sus sentimientos; no se aferre a ellos. Y perdónese.
4. Fíjese mentalmente imágenes y objetivos positivos, cuadros de lo que verdaderamente quiere lograr en su vida. Cuando aparezcan imágenes inquietantes, vuelva a concentrarse en las que le despiertan sentimientos de paz y júbilo.
5. Ámese a sí mismo, y ame a los demás. Haga del amor el propósito y la principal expresión de su vida.
6. Establezca relaciones gratas, afables, sinceras, que dejen margen a la expresión y al cumplimiento de sus necesidades de intimidad y seguridad. Procure sanar las heridas de relaciones pasadas (antiguos amantes, hermanos, padres…)
7. Haga una contribución positiva a su comunidad, mediante alguna forma de trabajo o de servicio que usted valore, y que además disfrute haciendo.
8. Comprométase con la salud y el bienestar, y cultive su fe en la posibilidad de una salud total.
9. Acéptese y acepte todo lo que hay en su vida como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje. Sea agradecido. Cuando sienta que se ha comportado mal, perdónese, aprenda todo lo que pueda de la experiencia, y después siga adelante. 10. Conserve el sentido del humor.
COMO PONERSE ENFERMO
1. No preste atención a su cuerpo. Coma mucha comida insana, beba demasiado, consuma drogas. Si está cansado y sometido a estrés, no haga caso de ello y siga forzando sus límites.
2. Cultive la vivencia de una vida sin sentido y de muy escaso valor.
3. Haga cosas que no le gustan y evite las que realmente desea hacer. Siga las opiniones y los consejos de todo el mundo, mientras usted continúa considerándose un desdichado en un situación “sin salida”.
4. Muéstrese muy resentido e hipercrítico, especialmente consigo mismo.
5. Llénese la cabeza de imágenes horrorosas, y después obsesiónese con ellas. Preocúpese, si no puede todo el tiempo, al menos la mayor parte de él.
6. Evite las relaciones íntimas profundas y duraderas.
7. Eche a los demás la culpa de todos sus problemas.
8. No exprese abierta y sinceramente sus opiniones ni sus puntos de vista. Los demás no se lo agradecerían. Si es posible, no se entere siquiera de cuales son sus sentimientos.
9. Evite todo aquello que se parezca a sentido del humor. ¡La vida no es cosa de risa! 10. Evite todo cambio que pueda aportarle más satisfacción y alegría.
COMO EMPEORAR (SI YA ESTÁ ENFERMO)
1. Piense en todas las cosas espantosas que podrían sucederle, regodeándose en imágenes negativas y sobrecogedoras.
2. Deprímase, compadézcase de sí mismo continuamente, llénese de envidia y de cólera. Eche la culpa de su enfermedad a todo y a todos.
3. Lea artículos, libros y periódicos, vea programas de televisión y escuche a personas que refuercen su convicción de que “no hay esperanza”. Usted no puede modificar su destino.
4. Apártese de todo el mundo. Siéntase como un paria, y enciérrese en su habitación a esperar la muerte.
5. Aborrézcase por haber destruido su vida. Recrimínese despiadada e incansablemente.
6. Vaya a ver a un montón de médicos diferentes. Corra de uno a otro, pásese la mitad de su tiempo en salas de espera, reúna montones de opiniones contradictorias e incontables fármacos en fase experimental, y empiece un programa tras otro, sin seguir ninguno hasta el final.
7. Abandone su trabajo, deje totalmente de hacer proyectos, renuncie a todas las actividades que le dan la sensación de tener objetivos y de disfrutar. Vea su vida como algo esencialmente sin sentido y sin futuro.
8. Quéjese de sus síntomas, y si se relaciona con alguien, elija exclusivamente a otras persona desdichadas y amargadas, para reforzarse mutuamente sus sentimientos de desesperanza.
9. No se cuide. ¿De qué le va a servir? Procure conseguir que otros se ocupen de usted, y después enójese con ellos porque no lo cuidan bien.
10. Piense en lo terrible que es la vida, y en que lo mismo le daría estar muerto. Pero, para poder sufrir un poco más, asegúrese de estar absolutamente aterrorizado ante la muerte.
Este texto es un fragmento del libro “Paz, amor y autocuración” del Dr. Bernie S. Siegel

Médico Sabio Tibetano

Médico tibetano. Tulku Lobsang

Viaja por todo el mundo impartiendo sus enseñanzas de medicina,psicología y
astrología, y curando con las manos y la mirada.

Cuando un paciente viene a su consulta, ¿cómo descubre cuál es su enfermedad?
–Mirando cómo se mueve, su postura, la forma de mirar. No hace falta que me hable ni me  explique qué le pasa. Un doctor de medicina tibetana experimentado, solo con que  el paciente se le acerque a unos 10 metros, puede saber qué dolencia  sufre.

Pero también escucha los pulsos.
–Así obtengo la información que necesito de la salud del enfermo. Con la lectura del
ritmo de los pulsos se pueden diagnosticar un 95% de las enfermedades, incluso
psicológicas. La información que dan es rigurosa como la de un ordenador. Pero
leerlos requiere mucha experiencia.

Y después, ¿cómo cura?
–Con las manos, la mirada, y preparados de plantas y minerales.

Según la medicina tibetana, ¿cuál es el origen de las enfermedades?
–Nuestra ignorancia.

Pues perdone la mía, pero, ¿qué entiende usted por ignorancia?
–No saber que no sabes. No ver con claridad. Cuando ves con claridad, no tienes que
pensar. Cuando no ves claramente, pones en marcha el pensamiento. Y cuanto más
pensamos, más ignorantes somos y más confusión creamos.

–¿Cómo puedo serlo menos?
–Le daré un método muy simple: practicando la compasión. Es la manera más fácil de reducir tus pensamientos. Y el amor. Si quieres a una persona de verdad, es decir, si no la quieres solo para ti, aumenta tu compasión.

–¿Qué problemas ve en Occidente?
–El miedo. El miedo es el asesino del corazón humano.

–¿Por qué?
–Porque con miedo es imposible ser feliz, y hacer felices a los otros.

–¿Cómo afrontar el miedo?
–Con aceptación. El miedo es resistencia a lo desconocido.

Y como médico, ¿en qué parte del cuerpo ve más problemas?
–En la columna, en la parte baja de la columna: os sentáis demasiado tiempo en la
misma postura. Vitalmente, tenéis demasiada rigidez.

Tenemos muchos problemas.
–Creemos que tenemos muchos problemas, pero en realidad nuestro problema es que no los tenemos.

–¿Qué quiere decir?
–Que nos hemos acostumbrado a un nivel de necesidades básicas cubiertas, de modo que cualquier pequeña contrariedad nos parece un problema. Entonces, activamos la
mente y empezamos a darle vueltas y más vueltas sin solucionarlo.

–¿Alguna recomendación?
–Si el problema tiene solución, ya no es un problema. Si no, tampoco.

–¿Y para el estrés?
–Para evitarlo, lo mejor es estar loco.

-¿…?
–Es una broma. No, no tan broma. Me refiero a ser o parecer normal por fuera, y por
dentro estar loco: es la mejor manera de vivir.

–¿Qué relación tiene usted con su mente?
–Soy una persona normal, o sea que a menudo pienso. Pero tengo entrenada la mente. Eso quiere decir que no sigo a mis pensamientos. Ellos vienen, pero no afectan ni a mi mente ni a mi corazón.

–Usted se ríe a menudo.
–Cuando alguien ríe, nos abre su corazón. Si no abres tu corazón, es imposible tener
sentido del humor. Cuando reímos, todo es claro. Es el lenguaje más poderoso: nos conecta a unos con otros directamente.

–También acaba de editar un CD de Mantras con una base electrónica, para el público occidental.
–La música, los Mantras y la energía del cuerpo son lo mismo. Como la risa, la música es un gran canal para conectar con el otro. A través de ella, podemos abrirnos y transformarnos: así la usamos en nuestra tradición.

–¿Qué le gustaría ser de mayor?
–Me gustaría estar preparado para la muerte.

–¿Y nada más?
–El resto no importa. La muerte es lo más importante de la vida. Creo que ya estoy
preparado. Pero antes de la muerte, debemos ocuparnos de la vida. Cada momento es único. Si damos sentido a nuestra vida, llegaremos a la muerte con paz interior.

–Aquí vivimos de espaldas a la muerte.
–Mantenéis la muerte en secreto. Hasta que llegará un día de vuestra vida en que ya no será un secreto: no os podréis esconder.

Y la vida, ¿qué sentido tiene?
–La vida tiene sentido, y no. Depende de quién seas. Si realmente vives tu vida, entonces la vida tiene sentido. Todos tenemos vida, pero no todo el mundo la vive. Todos tenemos derecho a ser felices, pero tenemos que ejercer ese derecho.  Si no, la vida no tiene sentido.
Fuente:  Gaspar Hernández.

A %d blogueros les gusta esto: