La Increíble Historia del Número 11 – Adrián García –

 

 

 

Adrian Garcia –  La increíble historia Del número 11

Así comenzó mi historia, a través de la imparable ocurrencia del número 11. Fue la llave que me abrió un mundo de conocimiento, que nunca hubiera podido imaginar. Descubrí que aparecía en todas partes en nuestra sociedad, en todo aquello que tenía más fuerza. Traspasé el umbral cuando descubrí que la verdadera naturaleza de los números, no residía en su mecánica ni en su capacidad instrumental, si no en su poder simbólico.

Adrián García,

Psicólogo e investigador, miembro de La Caja de Pandora, Despertar Integral y Alkaline Care. Conocido en internet por el pseudónimo de Peter Petrelli y actualmente investigando y desarrollando un nuevo paradigma desde el que entender las matemáticas. “El problema con las matemáticas es que adoramos su mecánica y precisión e ignoramos que en su poder simbólico reside su secreto“.

11pattern.com

adriagarcia911@gmail.com

lacajadepandora.org

Investigación revela que los bancos occidentales se llevan la mayor parte del negocio de la cocaína

Investigadores muestran que casi la totalidad del negocio del narcotráfico es cosechada en los países que consumen las drogas; lo cual sugiere que los grandes bancos de países occidentales operan una gigantesca red de lavado de dinero.

La investigación más extensa hasta la fecha ha confirmado la intuición popular de que el negocio de la droga recae fundamentalmente en los países que consumen sustancias como la cocaína, más que en los países que las producen. ¿Por qué nunca o casi nunca se detienen capos en Estados Unidos? ¿Acaso los narcotraficantes mexicanos y colombianos dominan a sus anchas uno de los negocios más jugosos del planeta? La repuesta parece ser que los capos de países consumidores como Estados Unidos son los bancos que lavan el dinero y las autoridades que permiten que florezca el narcotráfico.

El diario británico The Guardian reporta sobre el estudio Anti-Drugs Policies In Colombia: Successes, Failures And Wrong Turns, realizado por Alejandro Gaviria y Daniel Mejía, al parecer el más completo hasta la fecha en lo que se refiere al análisis de los mecanismo financieros que operan en el tráfico de drogas, específicamente la cocaína colombiana.

El estudio revela que sólo el 2.6% del valor que genera la cocaína producida en Colombia permanece en ese país, mientras que el restante 97.4% es capitalizado por sindicatos criminales y bancos que lavan el dinero en países consumidores de primer mundo. Esta minúscula derrama económica contrasta con la gran cantidad de violencia que se genera en los países donde se produce la droga — y donde se centra la guerra contra la droga.  Gaviria, uno de los autores, hace una provocadora analogía: “que pensarían los estadounidenses si los índices de homicidios se dispararan  en Seattle porque el consumo y el negocio de la cocaína  estuviera migrado a Canadá”. Se calcula que la cocaína colombiana es un negocio de 300 mil millones de dólares al año, de los cuales sólo 7.8 mil millones se quedan en  Colombia.

“Si los países como Colombia se beneficiaran económicamente del tráfico de drogas, habría un cierto sentido en todo esto. Sin embargo, hemos pagado el precio de las ganancias de otros –Colombia recientemente, y ahora México”, recalcó Gaviria.

Daniel Mejía añade que existe una gran diferencia entre la regulación en los bancos colombianos y los bancos en países como Estados Unidos, donde no se investiga el lavado de dinero con el mismo escrutinio. “Todo el sistema operado por las autoridades en las naciones consumidoras está basado en ir detrás del pequeño productor, el más débil en la cadena y nunca detrás del gran negocio y de los sistemas financieros donde están las grandes cantidades de dinero… Es tabú perseguir a los grandes bancos. Es suicidio político en este clima económico porque las cantidades de dinero reciclado son tan altas”.

Hace dos años se inició una investigación al banco Wachovia (ahora Wells Fargo) por lavar 380 millones de dólares del narco mexicano. El banco admitió haber transferido 110 millones de dólares de México a Estados Unidos y no monitorear 380 millone de dólares. Dos años después el banco ha sido  absuelto y nadie ha ido a la cárcel. Esta es la imperante impunidad de estas instituciones que son “demasiado grandes para caer”.

[The Guardian]

Fuente: pijamasurf.com

Un mundo de bajo consumo: reduce para crecer.

“No depende de nosotros el ser ricos, pero sí el ser felices. Además, las riquezas no son siempre un bien, porque suelen ser poco duraderas. En cambio la felicidad que proviene de la sabiduría perdura siempre.” Epicteto (filósofo estoico frigio, 50-130 d.C.)

La ropa que vestimos, la comida que nos alimenta, el coche que utilizamos para desplazarnos y, en general, todos los productos que utilizamos se han producido a partir de recursos naturales. En estos se incluyen materias primas, agua, energía, biodiversidad y tierra fértil. En los últimos 30 años hemos aumentado la extracción de recursos naturales en un 50%. Cada año se consumen 60.000.000.000.000 kgs. de materias primas, que equivale al peso de 41.000 edificios como el Empire State Building.

En Europa se estraen 36 kg. de recursos por persona y día pero se consumen 43 kg. Esto significa que que la diferencia la extraemos de otros lugares como Africa, donde cada persona consume una décima parte de los recursos consumidos por un europeo. Por un lado tenemos una descompensación muy acusada entre ciudadanos de distintas zonas del planeta. Por el otro se calcula que si todos los habitantes consumiesen al mismo ritmo que los países “desarrollados” se necesitarian más de 3 planetas Tierra.

Pero al final las grandes cifras de consumo mundial son consecuencia de la suma de las pequeñas cifras de consumo individuales. Por eso si deseamos un mundo más sotenible y justo es indispensable aplicar en casa técnicas para consumir menos y mejor. O sea, ser más ecológicos en nuestra vida cotidiana.

Amigos de la Tierra han editado el documento interactivo “Un mundo de bajo consumo” en el que, aparte de concienciarnos de la necesidad del consumo responsable, nos enseñan como hacerlo y nos animan a actuar. Y no menos importante, nos recuerdan que consumir más y poseer más objetos materiales no significa que vayamos a ser más felices.

“Un mundo de bajo consumo” está disponible en el siguiente enlace. Recuerda pinchar en las imágenes para ampliarlas o para acceder a más información. También hay una versión en pdf que puedes descargar aquí.

Web oficial: Amigos de la Tierra

Un mundo de bajo consumo: documento interactivo

Un mundo de bajo consumo: descarga en pdf

Fuente: El Blog Alternativo

A %d blogueros les gusta esto: