“Sexualidad Sagrada”, Emilio Carrillo (Libro gratis)

Crear Amor

           ” La sexualidad humana es mucho más que los órganos estrictamente sexuales y la práctica del coito. Constituye una poderosa energía que abarca el cuerpo entero, despierta y activa facultades conscienciales y tiene en el eje periné – coxis, como se subrayó en el contexto del Pentáculo Binario, el “asiento” desde el que -a través de la columna vertebral, el bulbo raquídeo y el sistema de comunicación compuesto por el cerebro de la cabeza y la glándula pineal-  se desparrama por todo el organismo, lo que ha dado lugar a la antigua tradición en torno a la Kundalini.

        Esta comprensión profunda de la sexualidad llevo hace milenios hablar de la Sexualidad Sagrada, que nada tiene que ver con la percepción de la sexualidad como seducción, posesión, complemento y contento del momento: ansia de dominio (celos), control (renuncia a espacios propios, apropiación), miedo (a la pérdida) y ámbito egóico de nuestro pequeño yo.

            La Sexualidad Sagrada no es ni caza (instinto masculino) ni apropiación (instinto femenino). Incluye las relaciones sexuales, pero sabiendo que éstas no son sólo practicar el sexo, al igual que esta práctica no es sólo copulación. Y en ella, “hacer el amor” se transforma en Crear Amor: seres libres y plenos que, desde el Amor que Son, Amor Crean. Y esta libertad y plenitud hace innecesaria la sexualidad monógama, que, realmente, es una fuente permanente de promiscuidad sexual. La Sexualidad Sagrada es libre y esta libertad trasciende la promiscuidad para concentrarse en la conexión vibracional con otro ser con el que se armoniza frecuencialmente desde la dimensión interior de la persona y durante el tiempo –días o vidas- en el que esa conexión vibracional se mantenga.”

Leer más

“Cómo Amar”, Anthony de Mello

Parte 1

Las ilusiones con las que confundimos el Amor

Ver más

“Lo que de Verdad Importa”, Anne-Dauphine Julliand

En 2006 le comunican que su segunda hija, Thaïs, de dos años, sufre una enfermedad incurable y le queda poco tiempo de vida.

Durante casi dos años, Anne-Dauphine Julliand, con el apoyo de su marido, su familia y sus amigos, no se separará de Thaïs. Inició entonces una lucha diaria que consistía en llenar de vida los días cuando no se pueden añadir días a la vida. Esta sobrecogedora experiencia la lleva a escribir “Llenaré tus días de vida!”, un libro que se ha convertido en poco tiempo en un bestseller en Francia.

“Buscadores”, Emilio Carrillo (Libro gratis)

El ser humano: un ser en búsqueda

¿Qué somos los seres humanos?. El Diccionario de la Lengua de la Academia Española remite la condición de «humano » a la de «hombre» y, partir de ahí, lo conceptualiza como «ser animado racional». Esto es, un espécimen concreto de animal que en la evolución de los mamíferos, a cuya saga pertenece, ha alcanzado determinado nivel intelectivo: los seres humanos somos animales intelectuales.

¿Es ésta la manera más atinada y exacta de definirnos?. Desde luego, una descripción así no es falsa. Pero resulta claramente insuficiente al limitarse a componentes superficiales y externos de nuestra humanidad, aquéllos, precisamente, que son directamente perceptibles para los sentidos que conforman la racionalidad. Y es que al calificarnos como seres animados racionales o animales intelectuales no se valoran otras referencias, poderes y voluntades que nos diferencian como humanos bastante mejor que nuestras señas físicas de identidad, incluidos la capacidad cerebral y el coeficiente intelectual. ¿Por ejemplo?. Pues, muy particularmente, esa fuerza o energía emocional e intuitiva anhelo, agitación, deseo, ansia, zozobra, necesidad de «algo más»,… qué difícil es expresarlo con palabras! que todos los  humanos llevamos dentro y que, en buena medida y de modo consciente o inconsciente, impulsa y orienta nuestras vidas.

¿Qué es y en qué consiste esa fuerza hasta cierto punto irracional intuitiva, emotiva y sensitivaque nos empuja existencialmente desde nuestro fuero interno y nos distingue como seres humanos?. Basta con mirar, sincera y serenamente, hacia dentro de cada uno para descubrirla.

El nombre es lo de menos, aunque podemos llamarla «búsqueda».

¿La siente latir en su interior?. Seguramente sí, dado que las personas, por encima de cualquier otra cosa, somos «buscadores». El ser humano puede y debe ser definido como «un ser en búsqueda».

Pero ¿en búsqueda de qué?…

Leer más

“El Día de la Tierra”, 22 de Abril

Arte de mis Manos ( Impresionante vídeo)

“Crónicas de Ávalon”, Emilio Carrillo (Libro gratis)

“Ya se que parece increíble, pero entre los años 2009 y 2010 tuve el privilegio de pasar un largo tiempo en Ávalon, la célebre Isla de Cristal, que no es imaginaria, sino Real.”

Leer más

A %d blogueros les gusta esto: