La Belleza No Conceptual

Se dice que: “la belleza depende de quien te mire”.¿Pero quién te mira? O mejor; ¿cómo miras tú? Sea la pregunta que se tome, se trata de poder ver belleza en todo, pues todo es bello dado que nada que existió, existe o exista, será igual. Todo es distinto. Tú mism@ eres distint@, no solo cuando eras pequeñ@, sino distinto a hace una hora donde las circunstancias eran distintas a la actuales y tus acciones, evidentemente, lo fueron y son distintas.
Mira, y mira con belleza: cada copo de nieve es distinto a otro, es un hecho más que demostrado, y si lo miras así, mira que han caído copos de nieve en este mundo y todos son distintos. Entonces ¿por qué un copo de nieve es más bello que otro si cada cual es distinto y, por tanto, bello en sí al ser único e irrepetible?
Cuando miramos algo, estamos emitiendo un concepto de cómo DEBE ser ese algo; por tanto, lo que estamos haciendo es definir algo como bello o no desde un concepto propio. Un concepto propio que no tiene que ser compartido por los demás. Pero cuando miramos algo sin conceptualizarlo, lo que se realiza es un proceso de contemplar (no mirar o ver) que eso es como es, y siendo así, es bello al no aplicarle un concepto que lo define y/o califica.
 
 
 
 
 
Hace años el concepto de la belleza femenina era la mujer voluptuosa, y esto es un concepto que no está en vigor hoy en día, por poner un ejemplo.
¿Qué es, por tanto, la belleza? El diccionario asegura que es la propiedad de las cosas que nos hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual. ¿A que no te habías parado a mirar esto que se define como tal? Pues en sí misma la misma definición de belleza arroja belleza.
Rabindranath Tagore escribió: “Durante muchos años, sin reparar en gastos, he recorrido muchos países, he visto las montañas más altas y los océanos. Lo único que no supe ver, fue el brillo del rocío en la hierba de la puerta de mi casa”.
 
 
 
 
 
Alguien dijo, bellamente, que los ojos son el espejo y/o reflejo del alma. Y yo digo ¿Con qué ojos miramos, con los de los conceptos o con los del alma? Pues, David Hume acertó a mencionar que “la belleza de las cosas existe en el espíritu de quien las contempla”. Pero fue John Fletcher quien perfiló que “el lenguaje del amor está en los ojos”. Así, pues, quiero concluir manifestando que si contemplo con mis ojos (sin mirar, sin ver, sin definición, sin conceptos), sea lo que sea que exista en ese instante, con el amor del alma, sólo puedo acertar a estar en presencia continuada de la belleza que se desparrama por doquier con lujo, sin recato, sin fin, en abundancia.
 
 
 
 
 
Sentencio: Es tu existencia, la belleza de esta vida. Y estoy convencido de ello, pero la cuestión es que la belleza está en uno, de entrada; pues si no ves belleza en ti, no podrás contemplarla fuera, jamás.
¿Definir la belleza? No, degustarla, palparla, sentirla, percibirla, disfrutarla. Si obras así, tu vida está, y estará, inundada de belleza, de tu belleza.
 
 
 
 
Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Si te apetece, deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: