El Error de “Pienso , Luego Existo”. Eckhart Tolle

El ego emerge cuando el sentido del ser, del ”yo soy”, el cual es conciencia informe, se confunde con la forma. Ese es el significado de la identificación. Es el olvido del ser, el error primario, la ilusión de la separación absoluta, la cual convierte la realidad en una pesadilla.

El filósofo del siglo XVII Descartes, considerado el fundador de la filosofía moderna, expresó este error primario en su famoso dicho (que él consideraba una verdad primaria), “Pienso, luego existo” . Esta fue la respuesta que encontró para la pregunta <<¿Hay algo que pueda saber con absoluta certeza?>>. Se dió cuenta de que el hecho de que estaba siempre pensando estaba fuera de toda duda, y en consecuencia equiparó pensar con SER, es decir, la identidad – yo soy- con el pensamiento. En lugar de la verdad definitiva, había encontrado la raíz del ego, pero él no lo sabía.

Leer más

Anuncios

UBUNTU, Somos

12 Pasos Para Simplificar Tu Vida

“Sentirás una gran oleada de inspiración cuando te deshagas de cosas que ya no son útiles en tu vida…”

Leer

“Paz, amor y autocuración”

 

 

 

 

CÓMO SEGUIR ESTANDO BIEN (O CÓMO MEJORAR, SI EN ESTE MOMENTO ESTÁ ENFERMO)
1. Haga cosas que le den una sensación de plenitud, júbilo y sentido, que confirmen su valor. Vea su vida como su propia creación, y esfuércese por hacerla positiva.
2. Préstese, afectuosamente, mucha atención a sí mismo; sintonice con sus necesidades en todos los niveles. Cuídese, es decir, nútrase, apóyese y estimúlese usted mismo.
3. Libere todas las emociones negativas: resentimiento, envidia, miedo, tristeza, enojo. Exprese adecuadamente sus sentimientos; no se aferre a ellos. Y perdónese.
4. Fíjese mentalmente imágenes y objetivos positivos, cuadros de lo que verdaderamente quiere lograr en su vida. Cuando aparezcan imágenes inquietantes, vuelva a concentrarse en las que le despiertan sentimientos de paz y júbilo.
5. Ámese a sí mismo, y ame a los demás. Haga del amor el propósito y la principal expresión de su vida.
6. Establezca relaciones gratas, afables, sinceras, que dejen margen a la expresión y al cumplimiento de sus necesidades de intimidad y seguridad. Procure sanar las heridas de relaciones pasadas (antiguos amantes, hermanos, padres…)
7. Haga una contribución positiva a su comunidad, mediante alguna forma de trabajo o de servicio que usted valore, y que además disfrute haciendo.
8. Comprométase con la salud y el bienestar, y cultive su fe en la posibilidad de una salud total.
9. Acéptese y acepte todo lo que hay en su vida como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje. Sea agradecido. Cuando sienta que se ha comportado mal, perdónese, aprenda todo lo que pueda de la experiencia, y después siga adelante. 10. Conserve el sentido del humor.
COMO PONERSE ENFERMO
1. No preste atención a su cuerpo. Coma mucha comida insana, beba demasiado, consuma drogas. Si está cansado y sometido a estrés, no haga caso de ello y siga forzando sus límites.
2. Cultive la vivencia de una vida sin sentido y de muy escaso valor.
3. Haga cosas que no le gustan y evite las que realmente desea hacer. Siga las opiniones y los consejos de todo el mundo, mientras usted continúa considerándose un desdichado en un situación “sin salida”.
4. Muéstrese muy resentido e hipercrítico, especialmente consigo mismo.
5. Llénese la cabeza de imágenes horrorosas, y después obsesiónese con ellas. Preocúpese, si no puede todo el tiempo, al menos la mayor parte de él.
6. Evite las relaciones íntimas profundas y duraderas.
7. Eche a los demás la culpa de todos sus problemas.
8. No exprese abierta y sinceramente sus opiniones ni sus puntos de vista. Los demás no se lo agradecerían. Si es posible, no se entere siquiera de cuales son sus sentimientos.
9. Evite todo aquello que se parezca a sentido del humor. ¡La vida no es cosa de risa! 10. Evite todo cambio que pueda aportarle más satisfacción y alegría.
COMO EMPEORAR (SI YA ESTÁ ENFERMO)
1. Piense en todas las cosas espantosas que podrían sucederle, regodeándose en imágenes negativas y sobrecogedoras.
2. Deprímase, compadézcase de sí mismo continuamente, llénese de envidia y de cólera. Eche la culpa de su enfermedad a todo y a todos.
3. Lea artículos, libros y periódicos, vea programas de televisión y escuche a personas que refuercen su convicción de que “no hay esperanza”. Usted no puede modificar su destino.
4. Apártese de todo el mundo. Siéntase como un paria, y enciérrese en su habitación a esperar la muerte.
5. Aborrézcase por haber destruido su vida. Recrimínese despiadada e incansablemente.
6. Vaya a ver a un montón de médicos diferentes. Corra de uno a otro, pásese la mitad de su tiempo en salas de espera, reúna montones de opiniones contradictorias e incontables fármacos en fase experimental, y empiece un programa tras otro, sin seguir ninguno hasta el final.
7. Abandone su trabajo, deje totalmente de hacer proyectos, renuncie a todas las actividades que le dan la sensación de tener objetivos y de disfrutar. Vea su vida como algo esencialmente sin sentido y sin futuro.
8. Quéjese de sus síntomas, y si se relaciona con alguien, elija exclusivamente a otras persona desdichadas y amargadas, para reforzarse mutuamente sus sentimientos de desesperanza.
9. No se cuide. ¿De qué le va a servir? Procure conseguir que otros se ocupen de usted, y después enójese con ellos porque no lo cuidan bien.
10. Piense en lo terrible que es la vida, y en que lo mismo le daría estar muerto. Pero, para poder sufrir un poco más, asegúrese de estar absolutamente aterrorizado ante la muerte.
Este texto es un fragmento del libro “Paz, amor y autocuración” del Dr. Bernie S. Siegel

Las críticas y los juicios. “Ámate a ti mismo” Louise L. Hay

l. hay

Si nos escuchamos cuando hablamos es probable que oigamos frases como estas:

· ¿Por que hay tantos malos conductores?

· Es que la gente es estúpida.

· Soy un perfecto imbécil.

· Lo haría si no estuviera tan gordo.

· Es la ropa más horrible que he visto en mi vida.

· Jamás podrán terminar ese trabajo.

· Es que soy un inepto.

· La gente de aquí es muy sucia.

· Mis vecinos son muy ruidosos.

· Nadie pide mi opinión.

· ¿No es increíble que ande con ese coche viejo?

· Tiene una risa repelente.

¿Suena así tu diálogo interno? ¿Tu voz interior está constantemente criticando? ¿Miras siempre el mundo con ojos críticos? ¿Te eriges en juez de todo? ¿Te pones farisaicamente como ejemplo?

Casi todos tenemos el hábito de criticar y juzgar tan arraigado que no nos resulta nada fácil deshacernos de él. Además, es el problema con el que hay que trabajar de inmediato, porque jamás llegaremos a amarnos realmente a nosotros mismos si no dejamos atrás la necesidad de agraviar a la vida.

De bebés, estábamos todos totalmente abiertos a la vida. Contemplábamos el mundo con los ojos llenos de asombro. A menos que algo nos asustara o nos hiciera daño, aceptábamos la vida tal como era. Después, al crecer, empezamos a aceptar las opiniones ajenas y a considerarlas como propias. Aprendimos a criticar.

Pregúntate:

1. ¿Cual era la pauta en tu familia?

2. ¿Que fue lo que, en cuanto a criticar, aprendiste de tu madre?

3. ¿Cuales eran las cosas que ella criticaba?

4. ¿Te criticaba a ti?

5. ¿Por que?

6. ¿Cuando se mostraba tu padre como un juez?

7. ¿Se juzgaba a si mismo?

8. ¿Como te juzgaba a ti tu padre?

9. ¿Criticarse unos a otros era una pauta familiar?

10. ¿Como y cuando se practicaba?

11. ¿Recuerdas cuando fue la primera vez que te criticaron?

12. ¿Como juzgaba tu familia a los vecinos?

13. En la escuela, ¿tuviste maestros que te brindaron apoyo y afecto?

¿O estaban siempre diciéndote cuales eran tus defectos?

14. ¿Empiezas a ver de donde puedes haber tomado ese modelo?

¿Quien fue la persona mas criticona entre las que había a tu alrededor cuando eras niño?

Quizás te hicieron creer que para crecer y cambiar es necesario que uno se critique a sí mismo. ¡Pero no estamos en absoluto de acuerdo con ese concepto!

Creo que las críticas nos encogen el espíritu. No hacen otra cosa que imponernos la creencia de que somos unos inútiles, y por cierto que no hacen aflorar lo bueno que hay en nosotros.

¿No es asombroso el tiempo que te has pasado regañándote por la misma cosa? Y ese hábito no te ha traído ningún cambio positivo, ¿verdad? Exactamente. ¡Las críticas no funcionan! Sólo consiguen que uno se sienta mal. Entonces, disponte a terminar con esa costumbre.

Para que un niño crezca y florezca, necesita amor, aceptación y elogios. A la gente se le pueden mostrar maneras «mejores» de hacer las cosas sin hacerle sentir que la forma en que las está haciendo está «mal». El niño que llevas adentro sigue aún necesitando amor y aprobación. Prueba con estas frases:

• Te quiero y sé que lo estás haciendo lo mejor que puedes.

• Tal como eres, eres perfecto.

• Cada día te vuelves más encantador.

• Estoy de acuerdo contigo.

• A ver si encontramos una manera mejor de hacer esto.

• Crecer y cambiar es divertido, y podemos hacerlo juntos.

Estas son las palabras que los niños quieren oír, porque hacen que se sientan bien. Y cuando se sienten bien, es cuando mejor lo hacen todo. Se desarrollan maravillosamente.

Si tu hijo o tu niño interior está acostumbrado a oír constantemente que «se equivoca» o que «lo está haciendo mal», tal vez necesite bastante tiempo para aceptar esas palabras nuevas y positivas. Si tomas definitiva-mente la decisión de renunciar a las críticas, y la mantienes, podrás conseguir milagros.

Concédete un mes para hablar en términos positivos con tu niño interior. Usa las afirmaciones que acabo de sugerirte y haz una lista con las propias. Lleva contigo una lista de esas afirmaciones.

Cuando te des cuenta de que te estás poniendo criticón, saca la lista y léetela dos o tres veces. Y mejor aún será si lo haces en voz alta y frente a un espejo.

¿No es asombroso el tiempo que te has pasado regañándote por la misma cosa? Y ese hábito no te ha traído ningún cambio positivo, ¿verdad? Exactamente. ¡Las críticas no funcionan! Sólo consiguen que uno se sienta mal. Entonces, disponte a terminar con esa costumbre.

Para que un niño crezca y florezca, necesita amor, aceptación y elogios. A la gente se le pueden mostrar maneras «mejores» de hacer las cosas sin hacerle sentir que la forma en que las está haciendo está «mal». El niño que llevas adentro sigue aún necesitando amor y aprobación.

• Te quiero y sé que lo estás haciendo lo mejor que puedes.

• Tal como eres, eres perfecto.

• Cada día te vuelves más encantador.

• Estoy de acuerdo contigo.

• A ver si encontramos una manera mejor de hacer esto.

• Crecer y cambiar es divertido, y podemos hacerlo juntos.

Estas son las palabras que los niños quieren oír, porque hacen que se sientan bien. Y cuando se sienten bien, es cuando mejor lo hacen todo. Se desarrollan maravillosamente.

Si tu hijo o tu niño/a interior está acostumbrado a oír constantemente que «se equivoca» o que «lo está haciendo mal», tal vez necesite bastante tiempo para aceptar esas palabras nuevas y positivas. Si tomas definitiva-mente la decisión de renunciar a las críticas, y la mantienes, podrás conseguir milagros.

Concédete un mes para hablar en términos positivos con tu niño/a interior. Usa las afirmaciones que acabo de sugerirte y haz una lista con las propias. Lleva contigo una lista de esas afirmaciones.

Cuando te des cuenta de que te estás poniendo criticón/a, saca la lista y léetela dos o tres veces. Y mejor aún será si lo haces en voz alta y frente a un espejo.

Fragmentos del libro “Ámate a ti mismo” de Louise Hay.

El Poder de Elegir, Anne Marquier

elegir

Annie Marquier es autora de varios libros, como “El poder de elegir” y “La libertad de ser”.  Dirige el Instituto para el Desarrollo de la Persona (Institut du Développement de la Personne), donde anima los principales talleres y cursos de formación. Este es un extracto de su obra:

“Todo lo que se nos presenta en la vida lo atraemos con el fin de que nos ayude a evolucionar.”

La conciencia ordinaria, en general, no tiene la impresión, ni el mínimo recuerdo, de haber elegido o atraído conscientemente cualquier cosa. Si fuésemos conscientes de ello, podríamos percibir el hilo de los acontecimientos de nuestras vidas, así como la coherencia perfecta con nuestro Plan de evolución.

Pero tenemos el poder de elegir y en función de esas elecciones, atraeremos las circunstancias.

Nada está decidido de antemano. Todo se decide, minuto a minuto, en función del proceso de aprendizaje.

Durante el proceso nos volvemos, cada vez mas, creadores conscientes. Nuestras vidas se construyen con el fin de realizar nuestro aprendizaje.

Lo que se presenta en nuestra vida está determinado por nuestro proceso evolutivo. En cada vida estamos en proceso de aprendizaje, de construcción, de rodaje, de refinamiento, de armonización y de integración de las diferentes partes de nuestro “vehículo”.Lo que queremos experimentar en nuestras vidas, son todas las situaciones que nos son necesarias para aprender y desarrollar cualidades a todos los niveles del ser.

La lección no vuelve a presentarse cuando ya se ha aprendido, como en la escuela…Vuelve a aparecer sólo cuando estamos dispuestos a aprenderla, como en la escuela…

Estamos en la escuela de la vida, siempre con el mismo objetivo: avanzar en conciencia, en sabidurías y en amor y aprender a conocer las grandes leyes del Universo, a fin de crear un mundo de paz, de dicha y de abundancia para todos en este planeta.

La vida (hecha de vidas sucesivas) es una gran escuela, con clases, niveles, exámenes y pruebas; ¡ e incluso con vacaciones ! En ciertas vidas se aprende con intensidad, las cosas se mueven, los acontecimientos se precipitan, estamos sometidos a pruebas continuamente. Durante otras vidas, hay más tranquilidad, descansamos, integramos.. …….

El aprendizaje es una integración cada vez mas profunda de la realidad de nuestra propia divinidad.

Lo importante es integrar la lección que la vida nos propone aquí y ahora, estar presentes en todo, y así conducirla de la manera más consciente y más armoniosa con nuestros recursos del momento. El trabajo hay que hacerlo aquí y ahora, exactamente allí donde nos encontramos, exactamente en las condiciones en las que estamos.

Estas condiciones son precisamente las que han sido elegidas por nuestra conciencia superior a fin de dar el máximo de oportunidades de evolución.

Todo trabajo de evolución, incluso el trabajo de cambio de contexto de pensamientos, puede percibirse como el viaje de la conciencia a través de diferentes dimensiones. Pero este viaje tiene una meta…acelerar el proceso y acercarnos cada vez mas a la paz, a la luz y a la libertad.

Ese es el juego que hemos elegido “jugar”.

“¿Es posible considerarnos víctimas si nos volvemos conscientes de que siempre hemos sido creadores de nuestro viaje?”

(Fragmento extraído del libro  “El poder de elegir”, de  Annie Marquier)

El Aikido o el Arte de la Paz

 

 

artepaz2

 

Morihei
Ueshiba
(1883-1969) fue uno de los más grandes maestros de artes
marciales de la historia. Fue el fundador del Aikido que puede ser traducido
como el arte de la paz. Adjuntamos aquí algunas de sus enseñanzas seleccionadas.

El Arte de la Paz comienza contigo.

Trabaja sobre ti mismo y con la tarea que te ha sido asignada en el Arte de la Paz.

Todos tenemos un espíritu que puede ser refinado, un cuerpo que puede ser entrenado de
cierta manera, un sendero conveniente para seguir.

Estás aquí con el solo propósito de darte cuenta de tu divinidad interior y manifestar
tu iluminación innata. Alimenta la paz en tu propia vida y luego aplica el Arte
a todo lo que encuentres.

El Arte de la Paz está basado en cuatro grandes virtudes: valor, sabiduría, amor y
amistad, simbolizadas por el Fuego, el Cielo, la Tierra y el Agua.

No son necesarios edificios, dinero, poder o prestigio para practicar el Arte de la
Paz. El cielo está exactamente allí donde te hallas y ese es el lugar para
entrenarse.

Todas las cosas, materiales y espirituales, surgen de una misma fuente y están
relacionadas como si formaran una familia. El pasado, el presente y el futuro
están contenidos en la fuerza de la vida.

El Universo emergió y se desarrollo desde una fuente única, y nosotros
evolucionamos a través del proceso óptimo de unificación y
armonización.

El Arte de la Paz es la medicina para un mundo enfermo.

En el mundo existen el mal y el desorden porque la gente ha olvidado que todas las
cosas emanan de una sola fuente. Regresa a esa fuente y deja atrás todo
pensamiento auto centrado, todo deseo mezquino y toda ira. Aquellos que son
poseídos por la nada poseen todo.

Si no te has unido a la verdadera vacuidad, nunca comprenderás el Arte de la
Paz.

Ocho fuerzas sostienen la Creación: movimiento y quietud, solidificación y fluidez,
extensión y contracción, unificación y división.

La vida es crecimiento. Si detenemos el crecimiento, técnica y espiritualmente,
somos tan útiles como cadáveres.

El Arte de la Paz es la celebración del enlace del cielo, la tierra y la humanidad.
Es todo lo verdadero, lo bueno y lo bello.

Contempla las obras de este mundo, escucha las palabras del sabio y toma todo lo que es
bueno como propio. Con esto como base, abre tu propia puerta a la verdad. No
desprecies la verdad que está justo ante ti.

Observa como fluye el agua en el arroyo de un valle, suave y libremente entre las rocas.

Aprende también de los libros sagrados y de la gente sabia. Cada cosa — incluyendo ríos
y montañas, plantas y árboles — debería ser tu maestro.

No dejes de aprender de la voz pura del arroyo de montaña que fluye eternamente
salpicando las rocas.

La paz se origina con el fluir de las cosas, su corazón es como el movimiento del
viento y de las olas

artepaz

Si estás separado siquiera un poco de la esencia divina, estás lejos del
sendero.

Tu corazón está lleno de semillas fértiles esperando brotar. Del mismo modo que una
flor de loto surge del lodo para florecer en todo su esplendor, la interacción
de la respiración cósmica hace florecer el espíritu para que de fruto en este
mundo.

Estudia las enseñanzas del pino, del bambú y del pimpollo del ciruelo. El pino está
siempre verde, firmemente enraizado y es venerable. El bambú es fuerte,
resistente e inquebrantable. El pimpollo del ciruelo es vigoroso, perfumado y
elegante.

Mantén siempre tu mente tan luminosa y clara como el vasto cielo, el gran océano y el
pico más alto: vacía de todo pensamiento.

Mantén siempre tu cuerpo lleno de luz y calor. Llénate a ti mismo con el poder de la
sabiduría y la iluminación.

El Arte de la Paz no es fácil. Es una lucha hasta el fin, la matanza de los malos
deseos y de la falsedad interior. En algunas ocasiones, la voz de la paz resuena
como un trueno, sacudiendo a los seres humanos y sacándolos de su
letargo.

Para practicar adecuadamente el Arte de la Paz debes: calmar el espíritu y retornar a
la fuente. Eliminar toda malicia, egoísmo y deseo para limpiar el cuerpo y el
espíritu.

Sentir eterna gratitud por los dones recibidos del Universo, de tu familia, de la Madre
Naturaleza y de tus semejantes.

La única cura para el materialismo es la limpieza de los 6 sentidos (ojos, oídos,
nariz, lengua, cuerpo y mente).

Si los sentidos están obstruidos, la percepción se enturbia. Cuanto más turbia la
percepción, más se contaminan los sentidos. Esto crea desorden en el mundo y ese
es el mal más grande.

Refina tu corazón, libera los 6 sentidos y déjalos funcionar sin obstrucciones, y tu
cuerpo y alma enteros brillarán.

Desde tiempos antiguos, el valor y el conocimiento han sido los dos pilares del
Sendero: a través de la virtud del entrenamiento, ilumina tu cuerpo y tu
espíritu.

El camino del guerrero se basa en la humanidad, el amor y la sinceridad; el corazón
del valor marcial es verdadera valentía, sabiduría, amor y amistad.

Acentuar los aspectos corporales de la calidad del guerrero es inútil, porque el poder
del cuerpo siempre es limitado.

El verdadero guerrero siempre cuenta con tres armas: la radiante espada de la
pacificación; el espejo de la valentía, la amistad y la sabiduría; y la piedra
preciosa de la iluminación.

Herir a un oponente es herirte a ti mismo. El Arte de la Paz es controlar la agresión
sin producir daños.

Una buena postura refleja la actitud correcta de la mente.

La clave de la técnica es mantener manos, pies y caderas derechas y centradas. Si
estás centrado, puedes moverte con libertad. El centro de tu cuerpo es el
vientre; si tu mente también está allí, tienes la victoria asegurada en toda
acción.

Muévete como un haz de luz; vuela como el rayo, golpea como el trueno, gira en círculos
alrededor de un centro firme.

Las técnicas emplean cuatro cualidades que reflejan la naturaleza de nuestro mundo.

Según las circunstancias debes ser duro como el diamante, flexible como el sauce, de
suave fluir como el agua, o tan vacío como el espacio.

Si tu oponente te ataca con fuego, responde con agua, hazte totalmente móvil y de
libre fluir.

El agua, por su naturaleza, nunca choca con nada ni se quiebra. Por el contrario,
absorbe todo ataque y queda indemne.

Cada día de la vida humana contiene ira y alegrías, dolor y placer, luz y oscuridad,
crecimiento y decadencia. Cada momento está marcado con el gran propósito de la
naturaleza, no trates de oponerte o negar el orden cósmico de las
cosas.

La
vida misma es siempre una prueba. Al adiestrarte debes ponerte a prueba y
refinarte para poder afrontar los grandes desafíos de la vida.

Trasciende los límites de la vida y la muerte, y entonces serás capaz de enfrentar con
calma y seguridad cualquier crisis que se te presente.

Agradece siempre, incluso las derrotas, las penurias y a las personas malas. Aprender a
moverse con tales obstáculos es una parte esencial del entrenamiento en el Arte
de la Paz.

El fracaso es la clave del éxito. Cada error nos enseña algo.

Tu espíritu es el verdadero escudo.

El Arte de la Paz es una forma de plegaria que genera luz y calor.

Olvida tu pequeño ser, libérate del apego a todo objeto, y emanarás luz y calor.

La luz es sabiduría; el calor es compasión.

O Sensei Morihei Ueshiba

Para leer el libro completo http://www.acharia.org/downloads/El_Arte_de_la_Paz_Aikido_Spanish.pdf

Pensamiento Consciente

A %d blogueros les gusta esto: